Hay dos errores que con frecuencia se repiten cuando se averigua sobre las pruebas teóricas: los falsos positivos y los falsos negativos, a los que se alude como error de tipo I y tipo II por separado.

Desde el principio, no era un gran devoto de las ideas, no podía entender cómo podían ser útiles. Consistentemente, sin embargo, comencé a tener una diferencia en el corazón. Cuanto más comprendía y experimentaba estos errores, más se me empezaban a activar e intrigar. Ver sus verdaderas aplicaciones y utilizaciones me ayudó a pasar de ser una suplente desinteresada a una educadora entusiasta.

¿Conoces a esos educadores que hablan rápidamente de un tema que nadie comprende o necesita entender? ¡Mejor que lo creas, ese soy yo ahora! Además, es extraordinario, por lo que necesito llevaros a mi grado de energía con este artículo, dándoos cómo estos dos errores tienen sugerencias prácticas en varios y fascinantes escenarios genuinos. En ese momento, lo ideal sería que, tras comprenderlo, se sintiera el deseo de iluminar a sus amigos y familiares sobre los falsos positivos y los falsos negativos. ¡Bien por ellos!

Exclamación: Este artículo no está aquí para mostrarte cómo reconocer a los dos. En caso de que quieras comprender cómo hacerlo, he hecho un vídeo explicativo sobre el tema aquí.

Haciendo que los errores sean tu compañero.

¿Qué error diría que es cada vez más genuino?

¿Un falso positivo (error de tipo I) – cuando se descarta una genuina especulación inválida – o un falso negativo (error de tipo II) – cuando se reconoce una falsa teoría inválida?

Leí en numerosos anuncios que la respuesta a esta pregunta es: un falso positivo. No acepto que esto sea 100% válido.

La mejor metodología lógica posible es dar forma a una teoría inválida de tal manera que haga que intentes descartarla, dándome un resultado positivo. En esta línea, supongamos que necesito comprobar si este artículo en concreto tiene un rendimiento superior al normal de los diferentes artículos que he publicado.

A la luz de esto, la especulación inválida que elegiré es:

“Las ocasiones en que se examine mi artículo serán menores o equivalentes al número de artículos comparativos que he publicado”

Por si acaso descarto la teoría inválida, esto implica una de dos cosas.

1. Este artículo se desempeñó mejor de lo esperado – ¡Fantástico! Ahí está mi resultado positivo.

2. He cometido una especie de error. Descarté una especulación inválida que era válida. Mi prueba indicó que me desempeñé mejor de lo esperado, pero en realidad, no lo hice. Obtuve un falso positivo.

De hecho, aquí mi falso positivo tiene un resultado horrible, inevitablemente pensaría que mi artículo es superior a todo lo que es y a partir de ese momento componer cada uno de mis artículos en un estilo similar, por fin perjudicando el tráfico de mi blog. Esto no influirá en mi vocación y confianza de manera negativa.

¿No debería decirse algo sobre el falso negativo?

Esto sucedería si, según este artículo, fuera una artera culminación de la composición de un blog, sin embargo, mi prueba me dice que ni siquiera es promedio. Obviamente, no me esforzaré en componer artículos de este estilo en un futuro cercano. No obstante, soy un individuo determinado que se beneficia de sus “chapuzas”, por lo que todas las cosas, siendo iguales, intentan varios sistemas y, posiblemente, hacen composiciones sorprendentemente mejores.

Este no es el mejor resultado, puede que haya estropeado una oportunidad, pero no es tan malo como el falso positivo.

Actualmente, aquí es donde la circunstancia más notablemente terrible es la falsa positiva, en cualquier caso, una realidad fundamental es que expresé la teoría inválida con un objetivo particular en mente. Si hubiera intercambiado las especulaciones inválidas y las electivas, las equivocaciones también se habrían intercambiado.

Dame la oportunidad de mostrarte.

Mi nueva especulación inválida:

“Las ocasiones en que se examine mi artículo serán más que el número de artículos comparables que he publicado”

En una falsa circunstancia positiva, descartaría una teoría inválida que es válida. Por lo tanto, la prueba mostraría que mi “showtopper” es realmente justo o más lamentable. Tenga en cuenta esta expresión… Esa fue la falsa negativa del modelo pasado.

Lo que esto demuestra es que los dos errores son negociables. De esta manera, se trata del plan de su investigación; puede cambiar las cosas para ayudarle a mantener una distancia estratégica del asunto más preocupante.

Encontrar lo positivo en el… positivo.

Cuando se busca un puesto en la industria de la ciencia de la información, una pregunta de investigación que frecuentemente cede es:

“¿Sería capaz de dar ejemplos de circunstancias en las que un falso positivo tenga un resultado superior al de un falso negativo?” (y al revés)

Obviamente, se podría utilizar el modelo anterior, aunque algunos escolásticos no prefieren oír especulaciones de intercambio. Sólo necesitaba demostrar que no todo es tan contrastante con respecto a esta idea.

Además, tengo más modelos de recompensa para ti que puedes poner en tu negocio potencial y darles que realmente sabes lo que haces. ¡Los convencerás en cuestión de momentos!

Estos modelos tienen especulaciones que no pueden ser intercambiadas por la ciencia o la ley (ver, no todo ese alto contraste). Lo hacen, sea como sea, nos dan circunstancias en las que tener un negativo falso no es perfecto. Obviamente, a pesar de que estamos siendo algo insubordinados, sin embargo haciendo como tal dentro de la ciencia y la ley, a lo largo de estas líneas, ¡quién puede detenernos!